Abejas y Avispas

 avispa

Al contrario de lo que sucede con las abejas, algunas especies de avispas pueden picar de manera repetida. La picadura de las avispas resulta más o menos molesta, según la zona y la sensibilidad de la víctima. En casos de sensibilidad máxima pueden producirse choques anafilácticos, que de no tratarse rápidamente pueden llegar a ser mortales.

Además de picar, las avispas muerden con cierta fuerza con sus potentes mandíbulas. Esta mordedura no suele tener consecuencias.

Con carácter general, todas las avispas de especies autóctonas son consideradas como insectos beneficiosos para el medio ambiente, tanto por su contribución a la polinización, como por el control de otras especies de insectos, algunas de ellas potenciales plagas.

Algunas especies de avispas, como la avispa asiática, está actualmente considerada como una especie invasora potencialmente muy dañina. Aparte de atacar otros insectos beneficiosos, estas avispas depredan activamente a las abejas con especial saña, causando muy graves daños en colmenas establecidas.